Entrevista con Xoel Burgués

Alberto, más conocido por su seudónimo, Xoel Burgués, es fotógrafo, zaragozano, y su trabajo se centra sobre todo en una fotografía de retrato que describe como íntima y que trata de capturar la esencia de sus retratados para la posteridad. Aunque su trabajo indaga también en muchos más temas y estilos.

Xoel ya colaboró con TEDxZaragoza en el evento de streaming en directo de TEDxZaragozaWomen en 2016 (¡dentro de poco TEDxZaragozaWomen 2017!).

Este marzo volveremos a tener la suerte de contar con él para TEDxZaragoza 2017 (IN)DEPENDIENTE, en esta ocasión como responsable de photocall, para que todos los asistentes tengan un recuerdo del evento.

Cuéntanos tres cosas sobre ti. Algo profesional, algo personal, y algo que casi nadie sepa.

Sobre mí como profesional diría que me gusta trabajar con personas, porque cada persona es un mundo y cada persona es un nuevo reto al que enfrentarme. Cada cliente que fotografío es distinto, no hay dos personas iguales en el mundo y eso es lo que más me gusta. Me encanta tomar un café antes de hacer fotos, conocer sus inquietudes, sus miedos, si le gusta que le hagan fotos o no, charlar… para centrar la fotografía antes, conociendo a la persona.

Por otra parte, a nivel personal me encanta irme de Zaragoza a hacer fotos de naturaleza. Mi desconexión de la fotografía como trabajo es la misma fotografía, pero vista desde el punto de vista de aficionado, encontrarme yo solo y la naturaleza, el monte, la montaña… Sobre todo paisajes, espacios abiertos, desiertos, amaneceres, montañas.

Y algo que poca gente sabe es lo exigente e inconformista que a veces llego a ser, hasta el punto de llegar a casa después de trabajar y sentir que podría haber dado un puntito más. A pesar de que luego las fotos gusten, yo no puedo parar de pensar, y tengo un ansia de mejora que no me deja tranquilo del todo.

Siempre que hago un reportaje social (una boda), la noche de antes no puedo dormir como siempre. Es mucha responsabilidad. Es uno de los días más importantes de la vida de esas personas y en mis manos está que el recuerdo que tengan sea simplemente perfecto. Por lo tanto la noche de antes no sólo son los novios los que duermen regular (risas). Los momentos previos, tenerlo todo preparado, que no se me olvide nada… Eso sí, en el momento que empieza el reportaje todos esos nervios desaparecen y disfruto de lo que hago.

¿Cuál ha sido el proyecto de fotografía más interesante en el que has trabajado?

(Piensa) Hay uno, un proyecto muy personal… Mi abuela falleció hace un año, enfermó de cáncer, y se lo diagnosticaron un año antes. Me propuse, con su consentimiento, el de mis padres y demás, fotografiarla, retratar a mi abuela en los últimos momentos mientras estuvo bien… Capturar cómo era en vida, en plenitud física. Recogí fotos de sus últimos días, pero eso ya es más personal. Lo que podía hacer más feliz a mi familia eran fotos de ella mientras todavía estaba bien. Esto le sucede a muchísima gente, hay personas que quizá no tienen documentados momentos con la familia, con su marido, el último verano que pasaron en la playa… Quise hacerlo por mi familia.

¿Por qué has querido colaborar con TEDxZaragoza?

Vi una oportunidad. Mi prima me envió un enlace anunciando que se buscaba fotógrafo, y en cuanto me lo mandó, como yo ya conocía la existencia de las charlas TED ni lo dudé. Me parece una iniciativa genial, que en Zaragoza no está todavía asentada de alguna manera, y qué mejor que poder crecer con vosotros, ayudar a que salga bien, y poder colaborar.

¿Qué crees que aporta un evento de este tipo (colaborativo, con gente que no conoces, para una meta común) en Zaragoza? 

Creo que sí, por el mero hecho de que desde mi punto de vista te ofrecen la oportunidad de hacer networking. Puedes conocer a gente de tu ambiente o gente que puede colaborar contigo en estos eventos, además de disfrutar del ponente, de las charlas, de conocer su historia, conocerás a gente con la que te vas a tomar un café, te vas a hacer fotos en el photocall… (risas). Es una excusa para conocer a gente de tu ciudad pasando un buen día, aunque sea un domingo, gente con la que si no igual no coincidirías nunca.

¿A quién te gustaría ver dando una charla TED?

A Steve McCurry, o a Nick Brandt.

A Steve McCurry porque además de que tiene una carrera profesional brutal y de que para mí es el mejor retratista o fotoperiodista del mundo… Últimamente ha habido polémica en torno a él, porque se ha descubierto que editaba las fotos. Me gustaría escuchar un poco su modus operandi, por qué lo hizo. Él se defendió diciendo que era porque él no hace reportaje periodístico exactamente, sino que cuenta historias. Edita para eliminar elementos que distraen del mensaje, por ejemplo. También me interesa toda la repercusión que tuvo su archiconocida foto “la niña afgana”, cómo le afectó en lo personal y en lo laboral.

Nick Brandt es un fotógrafo de naturaleza cuya obra se sitúa en África. Dio un giro a la típica fotografía de fauna africana y le dio un toque más artístico. Me interesan sus experiencias en este tipo de fotografía, cómo se ha recorrido toda esa zona que se percibe en el resto del mundo como la zona más pobre y conflictiva. Seguro que tiene mil cosas que contar. Me gustaría saber cómo creció dentro de la fotografía, su historia. Me encanta su obra.

¿Cuál es tu charla TED favorita?

Me quedo sin duda con la que dio el año pasado Hernán Casciari en TEDxRíodelaPlata, llamada “Una foto con mi padre”. Por el valor sentimental y el sentimiento que puede producirte el ver una fotografía del pasado, una fotografía que no recordabas y pensabas que no existía, y a través de esa foto que te vengan una sucesión de recuerdos que te hagan volver a vivir todo eso que viviste con alguien que ya no está. El valor que muchas veces no le damos a la vida y al vivir el momento, ya que nunca sabemos hasta dónde vamos a llegar… Además de que toca de refilón mi campo, el de la fotografía, me hizo sonreír y a la vez llorar con la historia, ya que gracias a un viejo negativo Hernán ordenó sus ideas y sus sentimientos para saber valorar quién y cómo era su padre.

 

 

Entrevista con Ferràn Mallol

En el próximo evento TEDxZaragoza 2017, “(IN)DEPENDIENTE”, vamos a tener la gran suerte de contar con un fotógrafo oficial de lujo: Ferràn Mallol Lerín. Fotógrafo de prensa en diferentes medios nacionales e internacionales, especializado en fotografía de conflicto desde los 18 años (durante la guerra de los Balcanes), y docente a día de hoy también en la Galería Escuela Spectrum Sotos.

Le hemos pedido que nos cuente un poco más sobre su profesión, su última exposición en la Universidad de Lyon, y su implicación con el evento TEDxZaragoza. Os animamos a ver sus trabajos en su web oficial, en la página de Classphoto y a seguirle en Facebook, Instagram y Twitter.

Más allá del currículum, ¿qué hay que saber sobre ti?

Soy una persona en constante aprendizaje. Aprendiz de mucho y profesor de… algo. Valoro mucho la sencillez y la humildad. De ahí que me encante ser profesor de fotografía. Es una de mis facetas dentro de la fotografía; imparto clases en la Galería Escuela Spectrum Sotos, que lleva 40 años enseñando a mucha gente y es pionera. También imparto talleres en Barcelona y más sitios. Creo que compartir tu pasión es increíble y aprendes muchísimo de tus alumnos.

¿Por qué has querido colaborar con TEDxZaragoza?

Porque conozco el proyecto, y creo que en los tiempos que corren genera una evolución en las personas.

¿Cuál es tu charla TED favorita?

Hay tantas que no sabría decir. Una que me gusta mucho es la de Victor Küppers en TEDxAndorralaVella sobre la actitudMe gustó su manera de hablar; a veces creo que cuando hablamos de la actitud o de la felicidad tendemos quizás a construir un mundo muy bonito alrededor de estas palabras, y creo que él habló con los pies en el suelo. Otra que recomendaría es la de Emiliano Salas sobre lenguaje corporal

¿Cómo empezaste a trabajar como fotoperiodista?

Mi intención era ser fotógrafo de prensa desde siempre. Estuve fotografiando en Yugoslavia, Medjugorje, Dubrovnik… por aquella zona. He cubierto varias manifestaciones, y siempre me ha gustado meterme en sitios conflictivos.

¿Fue por un deseo altruista, o una ambición personal?

Ésta es la eterna discusión cuando se habla de reporteros de guerra: ¿lo haces por ti o por ellos? ¿Qué compromiso hay, realmente? Cuando fui con 18 años estuve a punto de no hacer las fotos. Hay una persona sufriendo y yo aquí, haciendo fotos. Pero pensé: “si no la hago, me arrepentiré toda la vida”. Tienes que dar testimonio visual. Si no, habría cosas que no se sabrían.

Luego el ego es un tema muy personal, y que conforma una parte muy importante de la personalidad en un artista. Yo no me considero artista; mi fotografía es más testimonial; intenta tocar un poco los sentimientos pero no es fotografía abstracta, o experimental.

001 Chabolas.jpg

¿Cómo crees que han cambiado tus metas desde que empezaste?

Creo que hoy en día la fotografía de prensa está muerta. Todo esto suena muy romántico, pero hoy en día la fotografía de prensa está denostada, y mi porcentaje de trabajo en prensa es nimio. Está involucionando, está desapareciendo. Hay varios intereses más importantes en juego, económicos y el intentar que haya un desconocimiento de muchas facciones.

Cuando ves un telediario lo único que estás escuchando es fútbol y el tiempo. ¿Es normal que estén informando de que en invierno hace frío? Hay muchos conflictos en el mundo que no se cubren, no se hablan. Antiguamente también los medios eran propiedad de unos, pero había otra ética.

Pero este tema no es sencillo. Existen también Associated Press (AP), Reuters, Agence France Presse (AFP), Getty Images… muchas agencias que hacen un buen trabajo. Pero muchas trabajan con locales; es decir, que en vez de enviar a muchos fotógrafos a un sitio, contactan con un local más o menos profesional pero que trabaja allí.

003a.jpg

Por otro lado llevo también mi marca de fotografía social CLASSPHOTO, una disciplina que ha cambiado mucho su concepto y es muy creativa y más “real” que antes. Cuando era crío empecé ayudando a un fotógrafo de bodas de la época, a principio de los 90, y la cosa ha evolucionado muchísimo. La verdad es que es muy divertido y duro; puedes poner tu estilo propio y que te elijan por ello, es una faceta más dentro de la fotografía… Después de estos años no me puedo quejar: he recibido algún premio en esta disciplina y estamos dentro del directorio más importante de fotógrafos de boda de España, Unionwep. Parece que Classphoto se oye en los círculos de fotografía social (o eso me dicen mis buenos amigos y clientes).

Cuéntanos algo sobre tu exposición, “Âmes cicatrisées / Almas Cicatrizadas”

Mi exposición trata sobre un torneo de boxeo en Zaragoza. No es un deporte que me agrade, pero conlleva un trasfondo muy profundo en el comportamiento humano. Quiero decir, que antropológicamente nos conecta con nuestro pasado, con nuestro punto más primitivo. Lo que intento con mi exposición es no dar un culto al cuerpo, especialmente a la estética, sino más bien al trasfondo emocional de inseguridades y desconfianzas con uno mismo. Es intentar sacar de algo que puede ser muy visual no sólo lo visual, sino que transmita otros valores humanos, dentro de lo que es un deporte considerado intelectualmente poco humano.

BOX 004.jpg

¿Has notado la diferencia entre exponer en Francia y en España?

No hay que olvidar que Francia es la cuna de la fotografía, y el valor que tiene allí la cultura fotográfica artística está a años luz del que tiene en España. El trato que se recibe allí es inmejorable, tanto la organización de la exposición como la producción de la misma. En España para que ocurra esto tienes que ser un fuera de serie, un número uno… o una persona ya casi muerta. (Risas) Es triste pero es así.

En Francia se valora muchísimo más la cultura. Creo que estamos en un momento de involución total. Nos estamos cargando muchas cosas. La música, la filosofía, la teología, el latín… todas estas cosas hacen que uno sea libre intelectualmente, hacen que tengas una base creativa y humana.

¿Nombres de fotógrafos españoles que creas que merecen más reconocimiento?

Ricardo García Vilanova para mí es un fotoperiodista mejor que… muchos, uno de los mejores que hay. Lo conocí en Visa pour L’imageFue uno de los fotógrafos que estuvo secuestrado con Javier Espinosa. Su trabajo me parece brutal como fotoperiodista.

También mencionaría a Daniel Ochoa de Olza, a Maysun, Emilio Morenatti, Javier Arcenillas, Javier Bauluz… Todos fotoperiodistas con unas fotografías que me parecen muy humanas y cercanas.